Trayectoria individual

Jorge Silvestre es coreógrafo de piezas de malabares contemporáneos. Tras formarse como actor y malabarista busca ampliar su formación en el extranjero con malabaristas y directores como Makxim Komaro, Stefan Sing, Jean Daniel Freaker, Iris Ziordia y Gandini Juggling. Es precisamente en la compañía londinense donde comienza, bajo el mandato de Sean Gandini, a dirigir y coreografiar piezas de malabares. Su creación se representa en los escenarios del Cirque du Soleil, en el espectáculo “Zaia” en Macao

Ahora, Jorge materializa toda esta experiencia con su ópera prima: Sinergia. En esta pieza se manifiesta el particular estilo escénico del director, síntesis de años de aprendizaje y exploración en técnicas de malabares, teatro físico, danza y coreografía de movimiento

Stefano Fabris es artista de circo y bailarín. Empieza como malabarista y tras formarse en la escuela de circo Carampa, amplía sus principales disciplinas a las verticales (equilibrio sobre manos) y a la danza contemporánea. Continúa formándose en las disciplinas de circo con maestros de las principales escuelas de circo europeas como Pascal Angelier, Alexander Gavrilov (SACHA) y Cloud Vitoria. En danza, con coreógrafos nacionales e internacionales como Les Slovaks, Roberto Olivan, Shahar Dor, Camille Hanson, Michelle Man y Rob Tannion, entre otros.

De forma paralela, emprende un camino de búsqueda personal que fusiona estas disciplinas, creando un trabajo acrobático fluido y bailado; con él, genera su propio lenguaje artístico/escénico que le caracteriza e identifica.

Josu Montón representa en el equipo la experiencia en escena. El artista cántabro tiene unos largos y nutridos 20 años en el mundo del circo, donde ha sido capaz de perfeccionar el arte escénico. Tras pasar por las escuelas de circo de Madrid y Barcelona, se forma en las técnicas de malabares, equilibrios, acrobacia y clown.

Hasta incorporarse en 2012 al equipo español de Gandini Juggling, participa en la fundación de varias compañías y representa espectáculos tanto en calle como en sala.

Josu lidia en Nueveuno en el terreno de la gestión técnica, logística y financiera, desde ese aprendizaje circense que ha sido para él la vida.

Miguel Frutos descubre su pasión por los malabares a los 13 años y comienza su formación. Paralelamente, durante su juventud tardía se forma en animación sociocultural, dinamización teatral y desarrollo de proyectos de democratización cultural.

La historia profesional de Miguel combina sus intereses artísticos y la intervención social. Ha participado en proyectos de teatro sociocultural y desarrollo comunitario, y estado en proyectos con jóvenes y adultos en los que, además, ha intervenido desde el arte y el circo. Como malabarista profesional trabaja para la compañía Gandini Juggling desde 2012. Es el responsable del funcionamiento y programación de los diseños de los malabares de luz en el equipo nacido en España de la compañía londinense.